Estás aquí
Home > Cine > El psicópata: del texto a la imagen fílmica

El psicópata: del texto a la imagen fílmica

El preámbulo de esta nota son el cuento “El hijo del millonario” (falsa novela norteamericana) de Ramón Gómez de la Serna y la película Sin City de Frank Miller y Robert Rodríguez. Ambos comparten el género conocido como novela policíaca o novela negra, cuyos personajes principales casi siempre son criminales o detectives. Antes de proseguir con el ejercicio comparativo entre el discurso cinematográfico y el discurso textual es necesario definir el concepto que comparten ambos planos.

NOVELA NEGRA

La novela policíaca es un género narrativo en donde la trama consiste generalmente en la resolución de un misterio de tipo criminal. El protagonista en la novela policíaca es normalmente un policía o un detective, habitualmente recurrente a lo largo de varias novelas del mismo autor, que, mediante la observación, el análisis y el razonamiento deductivo, consigue finalmente averiguar cómo, dónde, por qué se produjo el crimen y quién lo perpetró […] El apelativo de ‘negra’ se debió por un lado a los ambientes oscuros que reflejaban, pero sobre todo a que aquellos relatos se publicaron por primera vez en la revista Black Mask, creada en 1920 por H. L. Mencken y George Jean Nathan y en la Série Noire de la editorial francesa Gallimard nacida en 1945. Aquellas novelas marcaron un antes y un después en la forma de narrar el crimen.

A diferencia de los relatos británicos donde intervenían las clases sociales altas, los crímenes eran generalmente ‘refinados’ y donde el culpable casi siempre era descubierto y castigado por la ley, en la novela negra americana se reflejan sobre todo los ambientes sórdidos de los bajos fondos y el héroe es un personaje cínico y desencantado que habitualmente está sin trabajo, no tiene un dólar en el bolsillo y debe hacer frente él solo, no solo al criminal, sino también a un poder establecido generalmente corrupto. (Álvarez, La novela policíaca)

    Dicho lo anterior, podemos deducir que la obra de Gómez de la Serna no es propiamente una novela negra, aunque tenga algunos elementos; contrario a esto, Sin City sí está basada en una novela negra, ya que sus recursos y personajes se encuentran dentro de la narrativa policíaca, no obstante su origen textual sea una novela gráfica.

La primera historia de Sin City, aparecida en 1991, supuso en su día todo una apuesta contracorriente de Frank Miller dentro del cómic comercial USA. A saber: retomó el género negro, que estaba literalmente muerto en el mercado estadounidense desde hacía décadas, y el éxito de Sin City ha propiciado que reaparezca con fuerza en años posteriores; dejó el color a un lado para realizarlo en blanco y negro, lo que habitualmente se reservaba para los cómics ‘alternativos’ de poca difusión […] creó un mundo propio, una estética nueva y un ritmo narrativo alejado de lo que había estado haciendo hasta ese momento, y sin comparación con nada que estuviera haciendo ningún otro autor, comercial o no. (Serrano, Sin City de Frank Miller)

    Sin City (Basin City o la ciudad del pecado) tiene un prefacio con el que comienza la película, el cual sirve para integrar al espectador y envolverlo dentro de lo que será la trama. Gracias a la toma panorámica del balcón en el que dialogan una mujer y un hombre, es posible saber dónde sucederá la historia. Lo mismo pasa con el cuento de Gómez de la Serna, pues las dos primeras líneas ilustran claramente el lugar.

 “El hijo del millonario” (Falsa novela norteamericana), al igual que Sin City, se desarrolla en una ciudad, Nueva York. El padre de David, psicópata del cuento, es dueño de los Bancos Karvaler, posee un estatus, un nombre y un reconocimiento dentro de la ciudad; mientras que el papá de Roark Jr. (Sin City) es un senador igual de importante y poderoso que el del cuento de Gómez de la Serna.

    El espacio en la película, la mayoría de las veces, es blanco y negro, los contrastes y brillos predominan para dar un sentido de noche y de oscuridad, apoyado también de colores primarios y tonos grises. Aquel ambiente es propicio para ser la ciudad del pecado, una especie de inframundo. La ciudad con edificios grandes, puentes, callejones, bares y hoteles, a la luz de la luna y en la lluvia son  los elementos que sobresalen en la película y algunas veces también en el texto.

sin-city-comic

Los psicópatas

El primero es Roark Jr. / Yellow Bastard,  hijo de un senador, violador y asesino que va por su cuarta víctima: Nancy Callahan de 11 años. El capítulo tiene lugar en una bodega cerca de un muelle, la sucesión de imágenes ayuda a la narración con el movimiento de cámaras y las diferentes perspectivas (cámara frontal, lateral, panorámica)  Roark Jr. trata con cariño a la víctima, no la seduce como “El hijo del millonario”, pero al momento de la violación le gusta oírlas gritar y verlas morir con sus caras contraídas (ojos abiertos y saltones).

    Otra semejanza entre el texto y la película es la escena en que el agente Hardigan le vuela la oreja a Roark Jr., y la fijación de coleccionar las orejas con aretes de David; a pesar de no existir un vínculo directo entre las dos, es importante resaltar las descripciones con sangre y el desmembramiento del cuerpo que abundan en las historias de los dos personajes.

    Kevin es otro psicópata de Sin City que colecciona cabezas de las prostitutas que mata en una granja a orillas de la ciudad, sus instrumentos de ataque son: sus uñas largas, huesos de las víctimas y un mazo. A diferencia de David, ocupa instrumentos de disección, cloroformo y una que otra arma.

kevin-sin-city

    Otros elementos que ayudan a identificar a cada personaje en la película son la voz gruesa, el ceño fruncido y la expresión seria de los héroes o antihéroes; en el caso de los psicópatas la expresión es diferente: Roark Jr. es un joven bajo, no mal parecido, su complexión es delgada; mientras que Kevin es un joven que no habla, sólo transmite con su expresión facial, que va desde la seriedad hasta la sonrisa del goce y los ojos abiertos con la mirada fija. Más parecido a David, quien siempre permanece callado en su casa, con la mirada ida, pocas veces habla o expresa algo.

    David, el hijo del millonario, despreciaba la etiqueta y usaba un jersey de lana y jeans; era un joven que vivía al día y gozaba pensando nuevas formas de atormentar o molestar a los demás, le complacía admirar su colección. A pesar de compartir ciertos gustos de etiqueta con Kevin, que usaba anteojos, tenis y un suéter con una línea en zigzag; éste último vivía atormentado por la culpa, pero comer carne humana le provocaba placer y bienestar espiritual, ingería sus almas como una especie de expiación (devorador de pecados). A David le pasaba algo parecido: Le envoluptuosionaba la contemplación de las orejas, ya completamente inocentes y cándidas, arrancadas a la influencia deshonesta del sexo (Gómez de la Serna, p. 47) Ambos disfrutaban.

    Tanto en el cuento como en el film las víctimas eran, generalmente, mujeres. David cortaba sus orejas, ellas caían seducidas y cloroformizadas o atacadas desprevenidamente. Roark Jr. violaba y atacaba a sus víctimas, en este caso niñas; ambos tienen un número de víctimas, David llevaba 53 orejas coleccionadas en frascos de alcohol y Roark Jr. iba con la cuarta (Nancy Callahan).

    Tras ocho años Roark Jr. envejece y se deforma, tiene un color amarillento, está calvo, chaparro, panzón y desprende un olor fétido. Esta apariencia puede ser justificada por lo que representaría ser un violador y asesino, por ello existe una transformación en el personaje, se vuelve cada vez más feo con el paso de los años y de los crímenes, es aquí que cambia su nombre al Bastardo amarillo.

yellow-bastard

    En conclusión, la semejanza entre personajes ayudaría a marcar un arquetipo de psicópata, todos ellos tienen la necesidad de matar o mutilar, disfrutan hacerlo, las víctimas son mujeres, coleccionan algo de ellas, atacan de noche, etc. Y sin duda, la película cumple la función clara establecida en la novela gráfica, es decir, retoma el género negro con un nuevo giro y secuencia narrativa que se nota en las pausas o términos de cada historia.

 

Referencias

  • Gómez de la Serna, Ramón, “El hijo del millonario” (falsa novela norteamericana) en Dos falsas novelas, UNAM, México, 2006.
  • Zavala, Lauro. “Elementos de análisis cinematográfico” en Módulo de cine, UAM, México, 2010.
  • Álvarez Juan, Caro Adelaida, Carrillo Laura, “La novela policíaca” Biblioteca Nacional de España
  • Serrano, José A. “Sin City de Frank Miller” (2006)
  • Nombre de la película: “Sin City” (Basin City o la ciudad del pecado).

Director: Frank Miller y Robert Rodríguez.
Casa productora: Dimension films.
País: E.U.
123 min.
Año: 2005

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top