Estás aquí
Home > Cine > Thanos y los parches del infinito

Thanos y los parches del infinito

(Alerta de spoilers)

A menos que vivas en una alcantarilla, estamos seguros que sabes quién es Thanos y qué papel juega en Avengers: Infinity War. Sí, ese ser morado y rechoncho parecido a Bruce Willis y a Rick de “El precio de la historia”. El titán loco, pero justo.

Este “villano” (si es que podemos etiquetarlo así) tiene una gran particularidad: él no ambiciona algún tipo de poder o beneficios personales, él desea salvar al universo de la sobrepoblación y hacerlo un lugar mejor para los sobrevivientes:

Este universo tiene recursos finitos, no hay suficientes para todos, los sobrevivientes vivirán bien.

Claro que para ello tiene que desintegrar a la mitad de la población universal, un plan un poco drástico, pero no hay omelete sin romper algunos huevos, ¿no? Desde su perspectiva, él es el “bueno” y los demás son débiles mentales que no están dispuestos a hacer lo necesario para el bienestar.

Lo que nos reúne aquí es: ¿realmente funcionará el plan de Thanos? ¿Realmente se salva al universo con este plan? Pongamos las cartas en la mesa, si hay sobrepoblación es porque vivimos en sociedades desorganizadas que se reproducen a diestra y siniestra, como si hubiera recursos infinitos, dando como resultado a un montón de vivos peleando por los pocos recursos que hay.

Pero lo que hizo Thanos fue sólo darle un poco de tiempo a los habitantes pues, como siguen siendo las mismas sociedades desorganizadas, en algún momento volverán a estar sobrepobladas. El plan de Thanos es sólo un parche para este escenario con fecha de caducidad. Con este plan se tendría que hacer un genocidio cada ciertos años para conservar al margen el exceso de población.

La verdadera salvación estaría, como siempre, en la iluminación, en la adquisición de conciencia del mundo, el conocimiento, la educación, educar al individuo y a la sociedad para administrar debidamente los recursos, de esta manera no se tendría que desintegrar a nadie nunca más.

Todo esto me lleva a pensar en las tácticas usadas actualmente para mantener al margen a la población. Como el “no se siente lo mismo” o el “me salgo antes” abundan entre nosotros, el aborto se ha convertido en una gran medida de control, lo cual no arregla el problema de fondo, sólo nos da un menor número de bebés en el mundo.

Estoy de acuerdo con esta medida, a veces es más fácil coser la situación mientras arreglamos el problema de fondo. Tan sólo en México se registran aproximadamente 1 millón 900 mil embarazos no deseados al año.[1] En la CDMX, a 10 años del aborto legal, se contabilizaron 176 mil interrupciones por esta vía. 176 mil fotos de bebés que nunca se subieron a Facebook, las mismas personas que no veremos con su mejor atuendo compitiendo para ganar un puesto laboral. El 33% de las mujeres que optaron por este método cursaban la secundaria. El aborto mantiene números menos altos de nacimientos, pero no da educación sexual ni métodos de control de la natalidad.

Esto me hace pensar en todos los remiendos con los que vivimos cotidianamente: los topes en las calles para los “Toreto región 4” que no saben ir despacio; éstos retocan el problema de la velocidad, pero no educan al microbusero para tener conciencia de los demás. Los candados y cerrojos evitan que “cualquier hijo de vecina” te haga la pascua en tu casa, ayudan con el problema de la inseguridad, pero no enseñan a no robar. Los vagones rosas nos enseñan a segmentarnos para evitar que las mujeres sean atormentadas por algún fulano, lo cual disimula el acoso sexual pero no enseña el respeto a las mujeres. O cualquier técnica de defensa personal que ayuda a defenderte del bullying, pero no le muestra al abusador lo desagradable de sus acciones.

En conclusión, el plan de Thanos parece bueno en principio, pues mantiene la población al margen, pero irnos a pastar tranquilos después de parchar la situación (como él lo hizo en el cómic) sólo nos muestra la sentencia inamovible para el futuro: recoser el parche de la situación hasta el fin de los tiempos. A este proyecto le falta la segunda parte de “Educación del Universo”. Entonces, ¿Thanos en realidad sí es un villano sin saberlo?

[1] Estudio de ‘Embarazo no planeado y aborto inducido en México’.

Texto por: Germán García García

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top