Estás aquí
Home > Música > El mood ideal: Discos fundamentales para introducirte al jazz

El mood ideal: Discos fundamentales para introducirte al jazz

El jazz, como buena manifestación musical, ha sabido explorar la sensibilidad de sus autores y fanáticos por igual. Su estructura es concebida, en una primera instancia, como improvisación, cosa que ha ido poco a poco diluyéndose para conformar toda una serie de reglas, conceptos y signos musicales que deben ser tomados en cuenta al momento de ser escuchados.

Si bien, el jazz ha sido catalogado como un género caprichoso, ya que en su amplio repertorio de canciones y músicos podemos encontrar piezas melancólicas, lentas y suaves, además de melodías frenéticas llenas de ritmo, vitalidad y energía; esto demuestra las numerosas posibilidades que ofrece el género de Nueva Orleans, dependiendo del enfoque y significación que se busque transmitir a partir de la intención de la base melódica que proponen los instrumentos.

Es por ello que en esta ocasión te mostramos algunos de los discos fundamentales para iniciarte en la cultura jazzística, los cuales te atraparán por lo agradable que puede ser el ambiente que genera cada canción.

  • Kind of blue – Miles Davis (1959)

Con más de 4 millones de copias vendidas sólo en Estados Unidos, este disco se convirtió en el más vendido en la historia del jazz, lo que le valió a Miles Davis su ya respetado puesto como un compositor de alto nivel. En esta producción Davis buscó integrar el talento joven con sus bases de jazz, por ello conformo su equipo musical “modesto” con figuras como John Coltrane, Paul Chambers y Julian “Cannonball” Adderley. Sólo tienes que comenzar este recorrido melancólico y terapéutico para descubrir cómo la tristeza puede fluir a través de movimientos suaves y exactos.

  • Blue train – John Coltrane (1957)

Incluso antes de participar en la principal obra de su contemporáneo, John Coltrane visitó el estudio para componer el primer disco que contiene sus icónicos solosBlue train es una obra enérgica que posee un ritmo y género propio impulsados principalmente por la improvisación y genialidad del saxofonista. El disco abre con su pista homónima, la cual enmarca un coro característico de Coltrane para posteriormente abrirse paso con un arrebato de ritmo liderado por su saxofón y una batería a la altura, lo que demuestra desde el principio la intención de Coltrane para componer este disco.

  • Bird in the Savoy – Charlie Parker (1944 – 1948)

Charlie Parker fue uno de los saxofonistas más reconocidos del género, y es que su energía y calidad de improvisación lo llevaron a fundar las bases del llamado bebop, género predilecto en los años 40 y que tenía como principal característica su producción caótica, incluso oponiéndose al ritmo frenético pero con reglas del swing. De 1944 a 1950 Parker hizo algunas sesiones en la disquera  Savoy, en la cual dejó en claro que su estilo sería como una epifanía provocada por la lucidez y genialidad del saxofón insuperables. Muy buen material si quieres entender un poco más sobre la improvisación. Además, este compositor era el predilecto de Julio Cortázar, quien se inspiró en él para escribir su aclamado cuento El perseguidor.

  • Money Jungle – Duke Ellington (1962)

Duke Ellington, el mítico pianista del jazz, conformó en 1963 este álbum de estudio, el cual contó con Charles Mingus y Max Roach para establecer un sonido peculiar entre estilos distintos del jazz; por ello, el disco ha recibido críticas tanto buenas como malas. A pesar de esto, la producción brilla por la amalgama de características musicales de cada intérprete, además de que sirvió como buen ensayo para fortalecer la experiencia de Ellington como director y compositor de big band.

Además de esto, no podemos dejar de mencionar el sencillo clave de toda su obra: Mood indigo, el cual ha sido utilizado en una gran cantidad de largometrajes para conformar su banda sonora, esto debido a las cualidades y probabilidades cinematográficas que presenta en su melodía.

  • Caravan blues – Buddy Rich

Buddy Rich “The Monster”, tal y como su apodo lo indica, fue un baterista de una habilidad impresionante y aprendizaje completamente autodidacta. Su producción musical se enfocó en el big band, género en el que destacó por su increíble velocidad y reflejos en la batería, los cuales marcaban los movimientos de toda la banda, además de destacar por la descomunal energía que emitía en cada golpe. Caravan blues es el disco en donde se demuestra la habilidad de Buddy Rich para dirigir una banda propia, siendo el líder de un ritmo que parece no tener tregua y, sin embargo, encuentra un orden específico por parte de cada uno de los miembros de la banda. Este disco fue parte  clave para la película  Whiplash (2014) en la cual se destaca la canción Caravan.

  • Ella & Louis – Ella Fitzgerald y Louis Armstrong (1956)

Dos de las figuras más carismáticas del jazz se reunieron en más de una ocasión para producir canciones con un enfoque distinto al que se acostumbró en sus inicios. Fitzgerald y Armstrong propusieron una regeneración del jazz para presentarlo como una manifestación más allá de la materia prima del baile. Con su lírica y tono de voz compartieron temas llenos de reflexión acerca de sentimientos como el amor y la soledad para posicionar al género como una propuesta artística más elevada en la música. Tan sólo tienes que escuchar el dominio y profundidad del canto de Fitzgerald y el acompañamiento de Armstrong para tener una experiencia nostálgica y catártica.

Esta lista es sólo un corto panorama para entender mejor este género que ha luchado por mantenerse vigente en nuestros días. ¿Cuál otro disco agregarías a la lista? Las opciones son amplias, lo más recomendable es seguir escuchando y, por supuesto, disfrutar.

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top