Estás aquí
Home > Cine > Upgrade (reseña)

Upgrade (reseña)

El cerebro humano es potencia, posibilidad infinita de creación y de acción; se dice que usamos sólo una pequeña parte de su capacidad, también que podemos superarnos, aprender un idioma, conseguir un nuevo puesto en el trabajo, que nuestros límites no están aquí, sino un paso más allá. Pero sólo un paso, pues no podemos pretender romper las líneas que mantienen el orden conocido y hacen posible nuestra realidad.

Esa realidad es única e inamovible, lo que vemos, oímos y sentimos es lo que podemos ver, oír y sentir, nada más. Habitamos en el perímetro del cuerpo, pero ¿qué pasaría si la tecnología nos ayudara a romper esas barreras, si un artefacto encendiera cada rincón del cerebro, si fuéramos un peldaño más arriba?

Upgrade (2018), plantea estos cuestionamientos dentro de una sociedad futurista, a punto de la distopía, donde el control de lo cotidiano lo tienen las máquinas. La película presenta un conflicto nacido de la muerte de Asha, esposa del protagonista, Grey, y su deseo de venganza que no disminuye a pesar de que, tras este evento, también ha quedado cuadrapléjico.

Entonces Grey decide probar un dispositivo llamado Stem que podría devolverle la movilidad al cederle el control, que ya no tiene, de su cuerpo. El principio es admirable, pero el objetivo permanece oculto hasta que no hay vuelta atrás. Stem posee una inteligencia autónoma y la capacidad de liberar toda la potencia física de un hombre, pero también de llevarlo a una realidad ideal dentro de su propia mente.

¿Lucharíamos nosotros por conservar la autonomía de nuestro ser si pudiéramos resguardarlo en un lugar menos doloroso dentro de nosotros mismos? ¿Qué nos asegura que no hemos tomado ya una decisión al ceñirnos a lo que creemos ser y tolerar cotidianamente una realidad que no podemos transgredir?

Upgrade, máquina asesina
Director: Leigh Whannell

Guión: Leigh Whannell
Productora: Coproducción Australia-Estados Unidos; Blumhouse Productions / Goal Post Film. Distribuida por BH Tilt
País: Australia
Año: 2018
Duración: 99 minutos

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Top