Estás aquí
Home > Artes Plásticas > Un signo desdibujado, Andy Warhol en el museo Jumex

Un signo desdibujado, Andy Warhol en el museo Jumex

“La gente debe enamorarse con los ojos cerrados. Sólo cierra los ojos. No veas, y será mágico”.

Andrew Warhola

 

Sin duda Andy Warhol es uno de los nombres imprescindibles en el arte del siglo XX, no sólo por su aportación a la cultura, sino también por su personalidad glamorosa y superficial con la que siempre se definió. Andrew Warhola comenzó su carrera después de estudiar Arte Publicitaria en la Universidad de Carnegie Mellon a finales de la década de los 40, después de eso decidió ejercer y mostrar su talento con algunas ilustraciones publicitarias de zapatos y fotografías en la revista Glamour, lo que poco a poco fue dándole el nombre que hoy en día continúa vigente.

Hablar del arte de Andy Warhol es necesariamente incurrir en la cultura pop, el tópico que más explotó en sus obras y que además acogió de manera perfecta su forma de ser. Para Warhol el signo constitutivo de una obra eran aquellos inmersos en la cultura general como las celebridades de Hollywood como Marilyn Monroe, Elvis Presley, Liz Taylor o, incluso, sopas Campbell’s y cajas de hojuelas Kellogs, ya que eran elementos tan comunes y tan repetidos en la vida diaria que bien podrían ser meros cascarones vacíos de esencia, lo que llevaría a una resignificación de dicho signo al ponerse en un marco y ser exhibido en una galería de arte.

Elvis I & II (1963)

Ese era Warhol, un difuminador de signos, un expositor de la superficialidad, un defensor de lo banal, un artista genuino y sincero. La exposición “Andy Warhol. Estrella Oscura” presentada en el Museo Jumex de la Ciudad de México nos deja ver algunos de los primeros trabajos de Warhol, su transformación como artista y persona, además de algunas imágenes de The Factory, el estudio que significó un pilar de la contracultura estadounidense en la década de los 60.

A lo largo de 4 pisos somos testigos de un acomodo que sigue un orden cronológico y temático más o menos estable, ya que a pesar de presentar obras con una técnica e intenciones parecidas como los retratos de Marilyn Monroe y la imagen de Mao Tse Tung, la significación de dichas imágenes es diferente.

100 latas de sopa Campbell’s (1962)

Las obras que utilizan el tópico de la muerte son, quizá, sus piezas más maduras, en ellas Warhol retoma la figura de la muerte a través de fotografías de accidentes, suicidios, criminales e instrumentos de tortura para enmarcar el argumento de la pérdida de identidad tanto del signo de muerte como de las personas retratadas en dicho instante. Un tema lúgubre que con su estilo estético lo descontextualiza y transforma.

Orange Disaster (1963)

Además, son expuestas sus extensas y experimentales películas con personajes como Eddie Sedwick (su musa y confidente) y Allen Ginsberg; además de Empire, Sleep, Kiss y Blow Job, las cuales son una prueba de cine de autor y enmarcan las necesidades humanas para Warhol y el reflejo neoyorquino de los años 60 gracias a su Factory.

No obstante, más allá de las obras es interesante ver la transparencia con la que Warhol reflejaba la apariencia de una sociedad en medio de una revolución de ideas. Si quieres conocer más sobre el porqué del proceso creativo de Warhol y complementarlo con algunas obras llamativas, no dudes en visitar esta exposición que estará hasta el 17 de septiembre de 2017 en las salas del Museo Jumex. Como recomendación, es preferible asistir a la exposición de lunes a viernes cerca de las 4 o 5 PM, ya que es el mejor momento con menor asistencia al museo. 

Andy Warhol. Estrella oscura

Del 2 de junio al 17 de septiembre de 2017

Horarios de martes a sábado de 11 AM a 7 PM

Domingos 11 AM a 5PM

Admisión en taquilla

Público en general – $50 pesos

Público nacional – $30 pesos

Entrada libre a estudiantes con credencial vigente e INAPAM

https://www.fundacionjumex.org/es

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top