Estás aquí
Home > Música > Un bocado de jazz

Un bocado de jazz

Cuando decidí escribir un texto sobre jazz para aportar un granito de arena no se me ocurrió mejor fondo musical para hablar de lo que, según mi punto de vista, es el jazz: el disco de los Jazz Passengers, Reunited, grabado en 2010; un álbum que track a track va llevando al escucha por paisajes sonoros dignos de los mejores músicos y que dejarán satisfecho al escucha exigente y a las personas que de pronto se asomaron a apreciar de cerca esta maravilla.

Si te detienes en cada uno de los sonidos de este disco puedes ser testigo de cómo se van dibujando de forma increíble, y en ocasiones casi desconcertante, las diferentes obras que lo componen. Basta como ejemplo la deliciosa versión del clásico, que además le da nombre al álbum, “Reunited”, canción original de Peaches and Herb, un dúo de los 60.

Incluso la versión contenida en este disco supera a la deliciosa versión de Faith no More, toda una institución del rock en los 90, de quien pronto estaré hablando en este espacio, como sin duda una de las bandas más potentes e influyentes en los 90.

Volviendo al disco, fue el primero de los Jazz Passangers en 12 años y no por ello dejó de lado lo que hizo muy notoria a esta extraordinaria banda con un espíritu totalmente ecléctico que, sin duda, atrapa al escucha desde el primer corte, ‘-wind walked by’ 

Basta decir que en este disco intervienen nombres de la calidad de Marc Ribot, extraordinario guitarrista que ha colaborado con el mismísimo Elvis Costello y Tom Waits. Además, podemos disfrutar también de la voz de Deborah Harry, sí, la misma Blondie en una faceta diferente de su carrera. Claro, son músicos y por ello no se limitan.

Y por supuesto los miembros de la banda entre quienes destacan el saxofonista Roy Nathanson y el trombonista Curtis Fowlkes. Además, este disco nos recuerda en algunos de sus pasajes a personajes como John Zorn, ya que está plagado de sonidos poco ortodoxos pero que significan un lenguaje propio del estilo, haciendo parecer el material como un caleidoscopio sonoro y caprichoso que nos invita a viajar sin meter las manos, a dejarnos llevar por el puro gusto del sonido y la libertad que debe tener una buena banda de jazz. Por último, les comparto un video en el cual podemos ver más detalles de esta gran banda de jazz. 

Texto: Jorge Huitrón

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top