Estás aquí
Home > Cine > Triple S: SANGRE, SEXO Y SKATE

Triple S: SANGRE, SEXO Y SKATE

Entre las historias plagadas de asfalto (liso) de cualquier ciudad del mundo podrán encontrarse una impresionante cantidad de narrativas comunes, historias de individuos que ven en la ciudad una simple transición para llegar a su verdadero destino. Sin embargo, para otros es más que un puente, significa un refugio y una odisea interminable del día a día que sólo al final se convierte en una extensión y órgano vital del individuo. La urbe como escape y destino incierto.

Plagado de este sentimiento, el director mexicano-guatemalteco-estadounidense, Julio Hernández Cordón nos presenta su tercer largometraje Te prometo anarquía (2015), el cual muestra temas característicos del director: marginalidad, delincuencia y violencia, los cuales han sido reproducidos a grandes cantidades en el cine nacional y centroamericano, sin embargo, en esta ocasión la propuesta de Cordón se  enfoca a una sola cosa para constituir su filme: el caos.

La película nos presenta la historia de Johnny y Miguel, dos amigos y amantes que pasan el día resguardados en una pipa de agua teniendo sexo o recorriendo las calles en su patineta en busca de sangre sana y lista para venderse al mejor postor clandestino. Sin embargo, al momento de concretar un negocio con personajes realmente peligrosos, la situación se sale de control y lleva a nuestros dos héroes marginados a un viaje a través de la Ciudad de México, impulsados por la preocupación, la frustración, la soledad y, sí, la anarquía.

Técnicamente el filme presenta elementos interesantes que fortalecen la premisa del título. En el aspecto visual podemos encontrar secuencias en las que los encuadres convencionales sufren un cambio abrupto para hacer, apenas, un leve enfoque o paneo de los personajes, lo que violenta nuestra experiencia como espectador. Además de esto, la fotografía se ve apoyada de una iluminación determinada para brindar una mejor representación de los personajes, esto queda bien ejemplificado en las escenas de intimidad de Miguel y Johnny, quienes son resguardados entre sombras y planos de detalle.

Asimismo, su narrativa lineal cuenta con algunos aspectos por parte de los personajes que dotan al filme de altibajos en su ritmo, tales como: tomas contemplativas en el metro, travellings en las calles sobre la tabla, y una que otra secuencia de trucos de skate, sin la calidad de los videos profesionales, pues busca exponer más la condición humana y natural de cada personaje.

Otro dato destacable es que los actores principales son amateurs, de hecho Eduardo Eliseo Martínez (Johnny), mejor conocido como “Pelucas”, es un popular skater que pasa sus días en diferentes parques de la Ciudad de México, lo que demuestra que la intención del director fue dotar de autenticidad cada aspecto del filme y recordar aquella característica de las bandas punk: crear música sin siquiera saber tocar un instrumento.

Te prometo anarquía es un delirante viaje a lo largo de la selva de concreto, el cual se muestra como una realidad fragmentada por la soledad y la esperanza de un futuro borroso, al que nuestros protagonistas buscan ingresar como reflejo de una juventud perdida y armada con lo único que podría importarles realmente: el amor y el dinero.

Así se nos muestra una historia que desde su idea cumplió con la promesa escrita en la marquesina.

Te prometo anarquía (2015)
Director: Julio Hernández Cordón
Guión: Julio Hernández Cordón
Fotografía: María Secco
Productora: Coproducción México-Alemania; Interior13 Cine / Rohfilm / FOPROCINE / World Cinema Fund
País: México
Duración: 88 minutos

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top