Estás aquí
Home > Letras > Tres formas de morir en la Edad Media

Tres formas de morir en la Edad Media

Actualmente, hay muchas religiones y formas del ver el mundo, pero hubo una época en la que todos tenían impuesta la religión católica: la Edad Media.

Seguramente si tienes veintitantos años te identificarás con esta idea de la muerte proveniente del medievo. Sí, en esta ocasión no hablaré de calaveritas de azúcar con nombres o de catrinas como solemos ver la muerte los mexicanos, sino que explicaremos de dónde viene la idea de la muerte para los medievales y qué rasgos se han quedado en nuestra modernidad.

¿Recuerdas haber escuchado decir a tus abuelitas o incluso a tus padres: “niño pórtate bien porque te vas a ir al infierno”? o la típica cuando crecimos: “¡hereje, debes de ir a misa!”

La verdad es que a muchos esa idea nos asustaba y a otros la idea de irnos al infierno nos persuadía, seguramente los primeros son o fueron muy “mochos” y los segundos siempre transgredieron las normas o fueron unos niños que jugaban en la iglesia mientras su abuelita los regañaba y les hacían señas como: “¡Ahorita vas a ver en la casa!”

10915221_10204912739691647_182760432873205953_n

Queridos lectores, aquí les dejo cómo se veía el hecho de morir en la Edad Media, no con el fin de atemorizarlos, sino para que sepan de dónde viene esa idea de morirnos e irnos al diablo, no sin antes recordar que para hablar de esta época hay que situarnos en la religión católica, ya que todo buen hombre medieval debía acatar las normas de su Iglesia, sin renegar ni cuestionar, y sobre todo la visión sobre que la vida es un peregrinar para la vida eterna ─estar con Dios─ que comienza a partir de la muerte, de ahí la importancia de morir bien o morir mal.

Así que si se trata de echar culpas entonces vámonos todos contra Eva y Adán, ya que ellos desafiaron los mandatos de Dios y comieron el árbol prohibido. Debido a su desobediencia nos castigaron haciéndonos mortales.

1) Muerte Primera

Como todo lo primero debe ser bueno, entonces esta forma de morir ha sido denominada así porque quien sirve a Dios tiene segurísimo un lugar en el paraíso, esto implica seguir las normas de la religión católica y no dudar nunca de la existencia del Salvador. Así que posiblemente muchos de nosotros no tendríamos cabida en ese hermoso y bellísimo lugar asegurado para las almas fuera de pecado.

2) Muerte segunda

Agárrense porque quien pecó ya valió. Quien es encontrado muerto en clandestinidad y no se sabe cómo murió, seguramente fue por un castigo divino, por tanto ya no tiene un lugar con Dios ─imagínense con el índice de homicidios, feminicidios y hechos violentos en nuestro país la mitad de los mexicanos ya tenemos un lugar seguro en el infierno, según esta perspectiva─. Evidentemente quienes pecaron y no se arrepintieron en el último momento de sus vidas no merecen la salvación divina ─y todas las predicciones de nuestras abuelitas eran ciertas─, sin embargo, en nuestro pensamiento moderno diríamos: “Quien esté libre de pecado que arroje la primera piedra”.

3) Muerte biológica o Muerte natural

Ésta es la muerte que llega a la hora de la vejez, pues lo natural es: nacer, crecer, reproducirse, envejecer y morir, así que todos los abuelitos disfrutarán de las delicias y nosotros aquí de mundanos. Sin embargo, recuerda que el hombre medieval sí le teme a la Segunda Muerte y nunca hubiera querido pasar por esta tormentosa etapa en último suspiro en la vida.

Ahora ya sabes de dónde provienen las ideas que te han dicho durante toda tu vida. Lo único cierto es que la muerte nos llega a todos, ya sea repentinamente o por vejez.

caravaggio-judith-beheading-holofernes-1534-detail-865x577

Para más información consulta: Urgarte Haindl, Ana Luisa, La muerte en la Edad Media,

Revista Electrónica Historia del Orbis Terrarum. Santiago, núm. 01, 2009.

Texto por: Laura Stephanie Ríos Flores

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top