Estás aquí
Home > Ensayo > MUNDO ENFERMO Y TRISTE

MUNDO ENFERMO Y TRISTE

El tiempo avanza y la humanidad se degenera, transforma e idiotiza. Los factores son, hasta ahora, los mismos descritos por los intelectuales o especialistas en la materia; todos se subordinan a un solo sustantivo CRISIS. La hay de todas las combinaciones como los tacos: crisis política, crisis económica con desempleo, crisis social, crisis de la educación, crisis cultural, crisis ambiental, crisis espiritual, etc. La historia, verdadera o ficticia, nos ha demostrado que siempre en un momento de conflicto o resquebrajamiento aparece una respuesta que pretende cambiar, seguir o encontrar una solución al problema; hoy miramos al pasado sólo para responder las preguntas de un examen y no lo vemos como antecedente de lo asqueroso que puede llegar a ser el humano.

    Sabemos que habitamos un mundo que nos dota de todo para vivir y no somos capaces de hacer algo por cuidarlo, también sabemos, que somos los únicos seres pensantes en la tierra y dejamos todo al sentimentalismo ocasional provocado por los medios. ¿Pero tú qué sabes de la vida si no has amado? Amar implica una empatía, tú sientes lo que el otro siente, también es un sentimiento universal que parece no ser exclusivo de las personas; amar, en todo caso, significa experimentar, o sea, descubrir por ti mismo cómo es. No debería aparecer como receta de cocina en las múltiples telenovelas o libros de autoayuda, pero, lamentablemente, hemos permitido que se nos adoctrine con la televisión, el internet, la radio, las revistas, periódicos y el materialismo.

maxfromtax
https://www.instagram.com/maxfromtax

    Entiendo a esa juventud rebelde socialista que pretende izar la bandera del consumo nacional, aquella que no apetece el refresco Coca cola o cualquier otra marca por pertenecer a corporativos trasnacionales y por no participar en este consumismo que nos hace dependientes, obesos y agringados; sin embargo, cada vez es más difícil alejarnos de él, al ser la principal fuente de ingresos del mundo. No es que no me vea vistiendo ropa chiapaneca que tenga en su etiqueta Made in China o consumiendo aguacate mexicano que venden al extranjero y luego nos lo revenden más caro, pero qué difícil, elitista y asfixiante se vuelve el mundo del consumidor.

    Hablar de política es una gripe terrible que comienza con el dolor de cabeza, baja a la garganta y, en los peores casos, provoca fiebre y dolor de cuerpo; no me gusta hablar de ello porque me enerva la sangre de proletaria al recordar las injusticias, la falta de ética, profesionalismo (si es que tienen estudios) y el poco interés que tienen por la sociedad. Ésta era mi opinión, casi siempre, pero platicando con un politólogo, quien me dijo: decir que odias la política porque todos son corruptos es como decir que odias la literatura porque toda es aburrida. Tenía la boca llena de razón al querer defender su disciplina de estudio, y entiendo que existan “cosas buenas que no se cuentan, pero cuentan mucho” lástima que esos pocos políticos honestos se han vuelto animales mitológicos en este mundo.

pea-renuncia
http://www.letraslibres.com

 

    Qué decir de las múltiples doctrinas religiosas que existen, la iglesia, lejos de acercar a los fieles los ha ido alejando cada vez más; la falta de fe es algo tan normal hoy en día, que cuando alguien se manifiesta profesando su religión, es visto como una rareza en el mundo de los filisteos. Claramente, el poder que tuvo la iglesia católica ya no es el mismo, debido a sus abusos económicos y sexuales, exigencias hacia los feligreses y a las continuas intromisiones en la situación política y social del país; se les olvida que nadie necesita más sermones los domingos y que su papel es contribuir a un equilibrio espiritual, el cual pocas veces se obtiene con su ayuda.

    Perdemos tanto el tiempo en cosas materiales que nos olvidamos del suelo que pisamos, de esos tótems que tienen ramas por brazos y hojas por cabellos, ¿en qué momento los bosques o las barrancas se volvieron cementerio de desperdicios y artículos semi usados? Alguna vez, seguramente, has escuchado eso de “el peróxido le llegó al cerebro” eso no lo sé, es muy probable, pero este producto y todos los detergentes milagro que quitan hasta las manchas invisibles, sí llegan rápidamente al mar, a los océanos y a los alimentos que consumimos, provocando la muerte de animales, plantas y la propia.

    Todos nos hemos vuelto más depresivos, la situación del país, la falta de oportunidades (empleo/educación), problemas familiares y el desamor, son factores que determinan ese estado de ánimo, añadan a esto, el maravilloso mundo de las televisoras que nos dicen: cómo vestir, qué comer, qué utilizar, cómo lucir físicamente y qué hacer o estudiar para ser alguien en la vida. Quizá si no pensáramos en todo esto seríamos menos infelices; sí, no podemos olvidar todo lo que sucede en el mundo, pero podemos contribuir a no empeorar más la situación y, si ya estamos aquí, hay que disfrutar nuestra estancia.

tax-collection
https://www.instagram.com/taxcollection/
Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top