Estás aquí
Home > Música > Lucy Blues, un canto colectivo

Lucy Blues, un canto colectivo

El panorama hostil, político-cultural que existe actualmente en el país, a poco más de un mes de ser inaugurado el 2017, es ideal para que el blues se manifieste y se consolide en la sociedad mexicana como un medio para protestar y proponer soluciones ante las problemáticas presentadas día a día. Aunado a la incompetencia del Gobierno Federal para desarrollar eficazmente su trabajo y a la cada vez menor difusión cultural por parte de los medios de comunicación, debido entre otras razones a la reducción del presupuesto destinado a la Secretaría de Cultura, éste género musical  de carácter introspectivo, se vuelve  la herramienta perfecta para responder de una manera artística.

    Si bien es cierto que en sus orígenes afroamericanos el blues se desarrolló como un canto colectivo que evidenciaba la realidad clasista de la época; en México, la interpretación más cercana la llevaron a cabo los campesinos de la región norte del país con el canto cardenche, en el presente, el blues en la Ciudad de México se ha reducido, entre otros rincones, a festivales escolares, al Ruta 61, al Jazz and Blues, a un vagón de metro o al fondo de un autobús.

    Ahora son pocas las voces que están dispuestas a unirse y formar un sólo canto, a la manera del blues primitivo. Vivimos en una época donde los hombres prefieren cantar en solitario que compartir las penas para volverlas dichas. Somos hijos del diablo, nuevo disco del proyecto Lucy Blues, liderado por José Cruz Camargo de Real de Catorce, junto a Miguel Korsa y Charly Mercado, surge en el contexto ideal para que resurja un canto colectivo que transforme al blues en una sola voz de protesta, de autonomía y de libertad.

    Será la noche del Sábado 18 de febrero cuando Lucy blues, junto a José Manuel Aguilera, suba al escenario del Nuevo Foro Hilvana para hacer surgir esa primera voz que le dio origen al mundo y para darle luz al oscuro camino por el que circula la sociedad y el blues en México.

Texto por: Diego Rivera Hernández

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top