Estás aquí
Home > Filosofía > Las visiones del Otro Mundo en el medievo

Las visiones del Otro Mundo en el medievo

Para quienes no saben de qué va el Otro Mundo ni en la vida cotidiana y mucho menos en el medievo, aquí les explicó brevemente con la finalidad de que no les parezca nada del otro mundo.

Nuestra visión de la muerte en occidente, sin temor a equivocarme, ha sido generalizada por la iglesia católica, esto quiere decir que la visión del Otro Mundo para nosotros es  que la muerte es el camino al Otro Mundo: la vida eterna, el paraíso o, en su defecto, el infierno. Para los católicos el paraíso siempre será un lugar hermoso, lleno de agua, flores, pajarillos que cantan y un lugar de tranquilidad, es decir, un lugar armónico porque quien se portó bastante bien en su vida no merece más que disfrutar de los frutos del edén. Sin embargo, el infierno es todo lo contrario, un lugar donde todo es horrible y está lleno de gente pecadora que en vida no tuvo tiempo de arrepentirse de todos sus pecados o que realmente nunca quiso arrepentirse.

Pero, ¿por qué quiero hablar de las visiones del Otro Mundo en el medievo? Porque me parece que de ahí surge todo lo que comprendemos como el Otro Mundo en nuestros días, sin embargo, para llegar a esto hay que pasar por una serie de comparaciones con otras visiones de mundo con respecto a nuestro tema central basado en la literatura del momento, contrapuesta a las épocas anteriores a la medieval.

Una de las tantas preguntas genéricas que aporta este tema es: ¿De dónde vienen todas estas ideas de que lo que está en el paraíso es bueno (derecha) y lo que está en el infierno es malo (izquierda)?, pues Howard Rolling Patch nos da la respuesta en su magnánimo libro titulado: El otro mundo en la literatura medieval, por lo cual exhorto a todos los lectores a que vayan y lean esta investigación exhaustiva de las visiones de mundo.

Patch nos explica que desde la República de Platón ya estaba establecido que los jueces mandaban por un agujero a la derecha del cielo a los buenos, mientras que los malos eran enviados por un agujero en la tierra y hacia la izquierda.

Esto quiere decir que esta visión de mundo pasa hasta el hombre medieval y se traslada a nuestros días, ¿pero de dónde vienen todas las ideas horribles del infierno y cómo se construyen? A decir verdad parecieran una combinación entre dos visiones sustraídas de la literatura; una de ellas es la germánica, en ésta encontramos retratado realmente el infierno que conocemos, un lugar sobrio donde todo es crueldad y de donde aquellos humanos que pecaron jamás podrán salir de este horrible sitio:

Canción al sol

(S. XII o XIII de corte folclórico)

Mucho tiempo quedé sentado abatido en la enfermedad,

Mucho en mí quería entonces vivir;

Mas prevaleció el que tenía más poder,

Víme condenado a padecer la muerte.

Las cuerdas del infierno me ciñeron fuertemente

Cuando las pasaron en torno a mis costados;

Romperlas quería yo pero eran recias;

Desatado, anda uno libremente.

Sólo yo supe de todas las maneras como

Amontonaron aflicciones sobre mi cabeza;

Un mundo de honor aquellas doncellas del infierno

Me mostraban todas las noches.

El sol yo vi, verdaderamente la estrella de diurna,

Caer en el mundo del estruendo;

Pero la puerta del infierno oí por otra parte

Rechinar y gemir.[1]

También parecen ser una visión sustraída de los celtas donde nos hablan de una muralla que separa a los buenos de los malos. De un lado están los mejores seres humanos y gozan de un lugar lleno de delicias y tranquilidad, tal como nuestro imaginario colectivo lo supone, mientras que el otro lado está lleno de los malos, donde ningún hombre podría permanecer más de media hora debido a que está lleno de culebras, serpientes y otras bestias feroces.

Si te gustaría conocer más sobre estos temas también puedes consultar la nota: Tres formas de morir en la edad media, publicado aquí mismo, pero te recomiendo aún más que leas El otro mundo en la literatura medieval de Howard Rolling Patch, no sólo para que veas las perspectivas del otro mundo en otras culturas a partir de la literatura, sino para que comprendas tu propia visión y sepas de dónde vienen las visiones del Otro Mundo que actualmente conocemos, ya que este texto es un pequeño fragmento de todas las visiones existentes que hay en la literatura antigua.

[1] Rollin Patch, Howard, El otro mundo en la literatura medieval, México, FCE, 1983, p. 79.

 

Texto por: Laura Stephanie Ríos Flores

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top