Estás aquí
Home > Cine > LA VIDA DE UN CALABACÍN, algo que no pudo haber hecho Disney

LA VIDA DE UN CALABACÍN, algo que no pudo haber hecho Disney

La vida de un Calabacín es el estreno como director de Claude Barras en una película de animación stop motion, basada en el libro Autobiografía de un calabacín de Gilles Paris y adaptada para el film por Celine Sciamma. Narra la historia de un niño que accidentalmente provoca la muerte de su madre alcohólica, tras este hecho conoce a un policía, Raymond, a quien le pide ser llamado ‘calabacín’ y no Ícaro, pues es un recuerdo que le queda de su madre. Raymond acepta y lo lleva a un orfanato en el que conoce a otros niños como él. Simón, el líder del grupo y cuyos padres son drogadictos; Ahmed, un niño sumamente sensible y tranquilo; Alice, una niña nerviosa que vive atormentada por los recuerdos; ‘Gomita’, un niño glotón; Beatrice, una niña que fue separada de su madre; y Camille, una niña  extrovertida y valiente.

Dentro de ese mundo existen otros personajes adultos que cambian la vida de estos niños, además de Raymond. La directora, Rosy y Paul, quienes se encargan de darles educación, cuidado y, sobre todo, afecto. Es una película hermosa, no sólo por el minucioso trabajo creativo en la edición, montaje y vestuario; sino por los detalles de los personajes, basta con ver los rostros tan expresivos (ojos grandes, puntas rojizas en la nariz y orejas, cabellos azules, castaños y rojos). Aunado a esto, la forma tan sensata en que tratan los temas se ve reflejada en las dificultades que van formando como individuos a niños que serán adultos. Si bien no es una película para todo público infantil, tampoco habría que ocultar este tipo de realidades a niños que, como los mismos personajes, están pasando a una adolescencia temprana.

    A decir verdad, no todo es trágico en esta cinta, al contrario, existen varios momentos graciosos en el film. Asimismo, creo que toca las emociones de muchos, pues el personaje principal, Calabacín, experimenta el primer amor y en el camino se van estrechando lazos de amistad que parecen ser más fuertes que sus problemas. Claramente nos abrirá los ojos y borrará esas falsas ideas sobre que los orfanatos son terribles y que los niños que sufren este tipo de problemas están destinados a ser delincuentes.

Una de las partes más relevantes dentro de la película es cuando van de paseo a la nieve, marca un antes y un después en la trama, y la fotografía, iluminación, escenografía, entre otros aspectos, son perfectos. Los personajes pasan de estar jugando con la nieve a bailar por la noche dentro de una cabaña. Y como último dato que pude encontrar en youtube fue ver que quienes hacían las voces, eran niños de la edad de los personajes que tuvieron que actuar las escenas para que los sonidos fueran más verosímiles.  

    No duden en ver está película nominada a los premios Óscar este año, que forma parte de la 62° Muestra Internacional de Cine en la Cineteca y que también podrán ver en cines comerciales. Consulten su cartelera.

 

Título Original: Ma vie de Courgette
Director: Claude Barras. G: Céline Sciamma, basada en la novela Autobiographie d’une courgette de Gilles Paris
Fotografía: David Toutevoix
Música original: Sophie Hunger
Edición: Valentin Rotelli
Casas Productoras: Rita Productions, Blue Spirit, Gebeka Films, KNM
Productor: Max Karli, Pauline Gygax, Marc Bonny, Armelle Glorennec, Eric Jacquot
País: Suiza-Francia
Año: 2016
Duración: 66 min.

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top