Estás aquí
Home > Cine > La Estudiante y el Sr. Henri

La Estudiante y el Sr. Henri

Constance, una joven distraída se muda a una pequeña habitación en Francia para superar un curso en la universidad, pero su temperamento nervioso e inseguridad la hacen reprobarlo, como le sucede con casi todos los exámenes. La habitación que alquila pertenece a un anciano malhumorado, acomplejado por la insatisfacción que le produce su hijo y su nuera, a quien detesta por considerarla tonta. La relación del Sr. Henri con su hijo es difícil, al igual que la de Constance con su padre, pues éste se niega a creer en ella imponiéndole un camino lejano a sus verdaderos deseos, lo cual hace que su vida se llene de pequeños fracasos.

Cuando Constance es rechazada en la escuela y se queda sin dinero para el alquiler, el Sr. Henri le propone un trato, a cambio de perdonarle varios meses de renta ella tendrá que ayudarle a resolver los problemas con su hijo. En tanto, entre ambos se va forjando una relación que satisface sus carencias, el sentimiento paternal del Sr. Henri lleva a Constance a retomar su pasión por la música y enfrentar a su padre para negarse a un destino gris.

En esta comedia se hace evidente que no siempre encontramos en quienes esperamos el apoyo y la confianza, pues resulta más difícil acercarse a las personas amadas que hacerlo con los que podemos tomar cierta distancia. También nos demuestra que no todas las historias tienen una trayectoria fija, que es posible cambiar el rumbo para conseguir nuestros objetivos, aunque a veces encontrarlos sea la parte complicada. Hay que saber qué voz escuchar, si la de los padres, los maestros y todos los que dicen que no podemos porque no es rentable, porque hay que continuar con una tradición, porque hay que agradecer y comportarse y convertirse en una extensión de otros, o la del tiempo que se encargará de echar por tierra lo que no tiene raíces firmes.

Es destacable el desarrollo de los personajes, pues gracias al avance de la historia, vemos que las primeras impresiones son simples máscaras, caretas que nos imponemos para cubrir todo lo que nos incomoda, pero al final eso nos define, como sucede con Constance a quien el caos de su vida la hace ver como una chica tonta y desordenada. Sin embargo, en algunos otros personajes se incurre en el cliché y la afectación, aunque sigue estando presente en ellos esa idea de libertad que defiende el filme, el actuar y ser para sí, pero siempre con la convicción de llevarlo hasta sus últimas consecuencias, así sea el representar un papel como el de la nuera tonta o el del joven aventurero.

Una película con una trama sencilla que, no obstante, sale de lo esperado y plantea varias reflexiones sin establecer una sola como “verdadera”. Con momentos de humor y personajes entrañables uno termina por encariñarse y seguir el mismo proceso del Sr. Henri, es decir, el mirarse en el otro y ver con cierta distancia una posibilidad de ser diferente, una posibilidad real. ¿Qué habría sido si nosotros hubiéramos tenido la misma valentía que Constance? La respuesta está abierta.

La estudiante y el Sr. Henri (2015)
Director: Ivan Calbérac

Guión: Ivan Calbérac
Fotografía: Vincent Mathias
Productora: Mandarin Films / StudioCanal / France 2 Cinéma / Les Belles Histoires Productions / Canal+ / Orange Cinéma Séries / France Télévisions / Angoa-Agicoa
País: Francia
Duración: 95 minutos

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top