Estás aquí
Home > Cine > Historia mínima de los cortometrajes

Historia mínima de los cortometrajes

En 1895 los hermanos Auguste y Louis Lumière presentaban por primera vez el cinematógrafo en la ciudad de París. Con su invento pudieron realizar tomas de la cotidianidad y reproducirlas en una pantalla blanca. Sus trabajos son breves obras de arte en las que se narra la vida y sus acontecimientos más comunes. Con la presentación de su invento no sólo nace el cine, sino que surgen los cortometrajes.

El primero en buscar una narrativa dentro de la estructura cinematográfica, con tomas múltiples, fue George Melies, quien por accidente descubrió cómo modificar la realidad, pues su cinematógrafo se atascó mientras rodaba una escena callejera y hubo un salto en el tiempo de grabación, lo que ocasionó que las imágenes se encimaran.

Los cortometrajes son una producción cinematográfica o audiovisual cuya característica principal es el tiempo límite de duración, el cual, para los festivales como el Festival Iberoamericano de cortometrajes ABC (FIBABC) o el Festival de Cannes, puede durar como máximo 30 minutos. Ésta no es una norma rígida que se encuentre escrita en libros canónicos, es sólo un acuerdo que ayuda a determinar un tipo de obra específica y reconocerla dentro de las artes audiovisuales.

La mayoría de cortometrajes son de poco presupuesto, hechos de manera autodidacta, como ejercicios que exploran de manera creativa temas complejos que bien podrían alcanzar para recursos más amplios como los filmes. Esto hace que los cortometrajes tengan su propio lenguaje que desarrolla de forma expresiva y dramática la síntesis de una historia.

Dentro de los cortometrajes no hay géneros establecidos, son los mismos que para producciones de duración mayor, sin embargo, son medios en los que se suelen abordar temáticas menos comerciales, ya que el autor tiene una libertad creativa total.

Muchos cineastas, hoy muy reconocidos, utilizaron este tipo de producción para dar sus primeros pasos en la industria cinematográfica y como plataforma de impulso. Claros ejemplos son:

“Un perro andaluz” de Luis Buñuel.

“What’s a nice girl like you doing in a place like this” de Martin Scorsese.

“Absurd encounter with fear” de David Lynch.

Ahí radica su importancia, en la iniciación artística y en la experimentación. El cine surge por medio de cortometrajes y se fortalece gracias a ellos. Es un soporte que puede moldearse, tomarse como base para presentar una producción más grande o un espacio de creación para comunicar de manera sustanciosa una idea o la concretización de un concepto.

Te dejamos una selección de cortometrajes que esperamos te gusten:

“El empleo” de Santiago ‘Bou’ Grasso

“El Tránsito” de León Siminiani

 

“Doodlebug” de Christopher Nolan

“Silly symphony, the skeleton dance.” Primer cortometraje animado de los estudios Disney

“Pipas” de Manuela Moreno

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top