Estás aquí
Home > Lengua > El español, ¿la lengua más misógina del mundo?

El español, ¿la lengua más misógina del mundo?

Con “puño de hierro” el movimiento feminista ha expuesto su opinión a razón de varios temas sociales, culturales e históricos, podemos estar o no de acuerdo con las posiciones que han adoptado. En este texto trataremos lo referente al lenguaje, expondremos las razones por las cuales afirmar que la lengua española es machista, son completamente erróneas y cómo muchos de los mecanismos que se han querido implementar para enmendar este supuesto machismo son inválidos, gramaticalmente hablando.

El español es una lengua muy rica, resultado de siglos de evolución y mezcla de varias lenguas. Podríamos mencionar, por ejemplo, la clara influencia que tiene del griego, del latín,  el influjo de los anglicismos, de los galicismos y de los indigenismos. El español es una lengua viva, propensa a los cambios, pero éstos no son siempre una decisión consensuada, pues la lengua se adapta a las necesidades de sus hablantes.

El hablante tiene la necesidad de transmitir mensajes de forma sencilla y sintetizada, por esto la lengua elimina términos que cayeron en desuso, adquiere nuevos conceptos o modifica en su fonética y gramática determinadas palabras.

En español, según lo dicho por la Real Academia de la Lengua Española (RAE), existen los géneros gramaticales masculino (se distingue por terminar de forma regular en “o”) y femenino  palabras terminadas en “a”)

La RAE propone la siguiente tipología del género gramatical:

TIPO Común Epiceno Ambiguo
CONCEPTO Designan seres animados y tienen una sola forma para los dos géneros (Femenino y masculino) Designa seres animados, tienen una única forma y puede haberlos femeninos o masculino. Designa  por lo común seres inanimados admite su uso en ambos géneros
EJEMPLO Un/una JUEZ

El/la PIANISTA

 

MASCULINO:

El LINCE

El PATO

FEMENINO

La VACA

La ARDILLA

La PERSONA

El/la MAR

El/la ARMAZÓN

El/la SARTÉN

En el caso del género común, la designación de éste será a través del artículo, en el epiceno el género está dado dentro de la unión del artículo con el sustantivo (ambas se mantienen) y en el caso del ambiguo, el artículo puede ser femenino y masculino sin modificar el sustantivo.

La RAE sugiere no usar expresiones como “los niños y las niñas”, “los maestros y maestras”, la razón es sencilla: el artículo “los” contiene una carga conceptual masculina y neutra, lo cual debe servir para evitar emplear los dos géneros gramaticales. ¿Te imaginas qué lectura o escritura tan pesada habría si escribimos “los” y “las” todo el tiempo para incluir masculino y femenino?

De igual forma, la RAE indica que el símbolo @ no debe usarse, pues no es una grafía que corresponda a la gramática, sino un signo ajeno a lo estipulado en las gramáticas. Tendría que reinventarse todo para incluir la arroba.

La lengua española es propensa a cambios, sí, pero ¿nos corresponde juzgar la lengua misma? ésta es inherente al hombre y nos pertenece a todos los hablantes del español. No es una lengua excluyente, es una lengua que ha evolucionado y todos hemos hecho que llegue a ser como es.

Texto por Marco Javier Franco

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Top