Estás aquí
Home > Música > De amazonas a ninfas del bosque. Un paseo por el rock mexicano

De amazonas a ninfas del bosque. Un paseo por el rock mexicano

El rock en nuestro país llegó en sus inicios con toda la industria musical estadounidense y europea, los símbolos más populares eran Elvis Presley y The Beatles, por su parte, en México surgieron bandas como Los Teen Tops, y cantantes como Enrique Guzmán. No obstante, las mujeres intentaban ocupar espacios dentro de este género, en los años 80, con Madonna y Cyndi Lauper como referentes de la música moderna, cuyo género era más pop que rock. Surgieron aquí cómicas copias de Yuri y Alejandra Guzmán o de Kenny y los eléctricos con una mezcla de rock mexicano californiano, lo llamo así porque la banda se formó originariamente en Los Ángeles.

    Sin embargo, a mi parecer, las agrupaciones cuyas voces femeninas marcaron un antes y un después del rock mexicano (al que le llamaron rock en tu idioma en los años 80 y 90) son: Rita Guerrero vocalista de Santa Sabina. 

    Cecilia Bastida y Julieta Venegas, vocalistas y tecladistas de Tijuana No. 

    Rosa Adame, vocalista y corista de La Lupita. Y por último, Cecilia Toussaint, cantante, actriz y compositora mexicana, que brilló como solista por su gran talento con canciones como “Me siento bien pero me siento mal”, a pesar de ello no es tan recordada como otras. Y, sin duda, las más destacables fueron Rita Guerrero por su gran talento y éxito en Santa Sabina y Julieta Venegas, esta última por abrirse camino como solista y ampliar sus horizontes. 

   Hasta ese momento, las rockeras mexicanas comenzaban a sobresalir, ya para el nuevo milenio había bandas como Las ultrasónicas, integrada sólo por mujeres, y aunque no era la única voz, sí era inconfundible escuchar a Jessy Bulbo cantar “Que grosero”, además, logró hacer carrera como solista y colocarse como una de las rockeras mexicanas más representativas.

     Por otro lado, “La Guerra” como la llaman sus amigos y como la conocemos nosotros los groupies, Ely Guerra, es una artista que ha sabido abrirse camino no sólo por su belleza, sino por su talento como cantante, compositora y productora.

     ¿Y luego? Aparecieron Natalia y la Forquetina, con algo a lo que le llamaban “rock alternativo”, quien luego de algunos años decidió grabar como solista con el nombre de Natalia Lafourcade. De repente y como ola de voces de sirena, apareció Ximena Sariñana, Denise o “Lo blondo” de Hello Seahorse, Carla Morrison, y el nuevo talento Mon Laferte. Entonces, según especialistas (público y locutores de radio) pasaron de ser “rock alternativo” a “indie”, y me disculparán los fans de todas ellas, pero creo que la fórmula de caras bonitas y voces de ninfas, se agota y te agota, las canciones siempre son de desamor y amor, y no han propuesto nada verdaderamente innovador.

    Entiendo que el rock ya no es rock como lo conocíamos con Rita Guerrero, Las ultrasónicas y Ely Guerra, pero lo que las hacía auténticas era justo su sello personal, más allá de los temas de protesta, humor, sexo, amor y desamor; siempre había algo que las distinguía de la multitud, cosa que se está perdiendo hoy en día. Y no demerito el talento de Natalia, Ximena. Denise y Carla, pero creo que la fábrica de ninfas del bosque debe cerrar y hacer cosas nuevas como lo hacen Le Butcherettes. 

 

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top