Estás aquí
Home > Cine > Cine serie b en Macabro

Cine serie b en Macabro

El tan esperado Macabro de este año tuvo una programación muy variada con sus clásicos cortometrajes, ciclos y homenajes; en esta ocasión se incluyó la ópera prima de Aitor Uribarri, realizador de videos musicales, Midnight man, una cinta serie b que nos narra el fin de semana de una singular pareja que, en su intento por mejorar su relación, deciden rentar una cabaña en medio un bosque para alejarse de lo cotidiano y solucionar sus problemas, sin embargo, esos conflictos exteriores están a la orden del día. Entre los juegos propuestos por su terapeuta surgen algunos secretos escabrosos que hacen de la tranquilidad un caos que mezcla peligros reales con sobrenaturales, hasta aquí ¿les suena conocido?

Como sabemos el cine serie b surge de una necesidad de Hollywood de motivar el consumo de cine a finales de los años 30 a consecuencia del declive ocasionado por la Gran Depresión. Una manera de atraer al público fue ofreciéndole además de una película de estreno, serie a, una de bajo presupuesto. Estas cintas fueron muy bien acogidas tanto por el público como por los cineastas; para el público el cine b representaba algo así como un “descanso”, pues generalmente las películas eran tan malas que creaban un humor bastante espontáneo y agradable. Por otro lado, para algunos directores y actores fue un espacio del que podían surgir grandes ideas a fuerza de experimentación, pues en una película de la que no se espera mucho hay libertad para tratar a placer temas y recursos poco convencionales. El espacio era adecuado para la experimentación, pero también para la crítica, así que de este cine resultaron cosas muy atractivas. 

Muchas veces me he encontrado con películas que encajan a la perfección con el cine b, aunque no se presenten así. Y es curioso porque distinguirlas hoy en día ya no es tan sencillo. La sobreexplotación de los géneros más taquilleros nos ha llevado a conocer bien las estructuras, las formas y a hacer más difícil sorprendernos. Todo esto nos conduce a reflexionar, por ejemplo, ¿cuál es el propósito del actual cine serie b? ¿tendremos que rescatar siempre algo “bueno”, o tendremos que aceptar ver cine como un mero entretenimiento y no como un ejercicio artístico, intelectual y hasta espiritual? Porque hasta para hacer una “mala” película se necesita talento.

Pues bien, con esta película me pasó algo así. Entiendo que se trata de una cinta serie b y entiendo que toda su estructura se basa en la crítica a esas formas tan explotadas por el cine de terror: el asesino serial, la cabaña en medio de la nada, el juego inocente, la cámara subjetiva, etc. Esto nos hace reflexionar sobre el cine mismo, pero todo eso es muy evidente, es decir, enuncia las mismas críticas que nos sabemos de memoria ¿y luego? 

Midnight man te lleva a cuestionar los elementos tan desgastados que dejan de tener sentido, y además lo hace de una manera simpática. En resumen, te vas a pasar el rato muy agradable riendo bastante, pero si nos preguntamos a fondo, las críticas que presenta las tenemos siempre en la punta de la lengua, entonces, vamos, esa cinta que quiere ser crítica se vuelve lo mismo que critica porque más allá de eso ¿qué nos deja? ¿será mucho pedir algo más, una película que no sólo se limite a enunciar los pecados del cine, sino que proponga?

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top