Estás aquí
Home > Cine > Aquarius, ¡RESISTE, MEMORIA!

Aquarius, ¡RESISTE, MEMORIA!

Conservar nuestros recuerdos intactos podría parecer una tarea perdida desde el momento en que nacemos. Procuramos adherirnos con uñas y dientes a todos y cada uno de los sucesos que han marcado nuestra vida, ya sea de manera positiva o negativa, finalmente todo conforma a cada persona. Utilizamos objetos, lugares, fotografías, videos, canciones, etcétera, para rememorar los instantes efímeros que se han ido desprendiendo de nosotros conforme crecemos y nos deterioramos, añorándolos con el siempre permitido tono romántico de un tiempo mejor.

Éste es el tema principal de la película brasileña Aquarius (2016) del realizador Kleber Mendonça Filho, quien además de cineasta, ha optado por una carrera de periodista, lo que ha influido directamente en su obra para presentar recursos narrativos entre la ficción y el documental. En su tercer largometraje, Mendonça nos trae la historia de Clara, una periodista retirada que pasa sus días visitando la playa y disfrutando de su vasta colección de viniles en su hogar en el edificio Aquarius, un patrimonio arquitectónico de la zona costera, del cual ella es la única residente. Cuando una empresa de bienes raíces busca empezar un nuevo plan inmobilario para demoler el edificio, Clara se verá envuelta en una disputa para defender su hogar motivada por su moral e intelecto y lograr que Aquarius prevalezca como el ícono, no sólo de su identidad e historia de vida, sino como el signo de una memoria y capacidad humana inquebrantable.

Este largometraje presenta recursos visuales interesantes, los cuales se basan en el uso de encuadres contemplativos que no resultan pesados para la audiencia y que, además, ayudan a denotar los sentimientos de los personajes en cada secuencia. Por otro lado, el uso de travellings es un recurso infalible al momento en que Clara recorre su apartamento, los pasillos del Aquarius y la playa brasileña. En cuanto a su composición narrativa, encontramos algunos flashbacks y referencias al pasado de nuestra protagonista para resaltar el factor de la memoria y su esencia romántica, lo que motiva la mayor parte de sus acciones a lo largo del filme.

Aquarius no sólo es una oda a la defensa de la memoria, sino del patrimonio. Rumbo al final de la obra somos testigos de la fuerza comprimida en Clara y de la manera en que una simple persona puede propinar una “bofetada con guante blanco” a un sistema inoportuno y déspota enfocado únicamente en la producción autoritaria, hecho que enmarca perfectamente con un diálogo de nuestra personaje principal:

Prefiero causar un cáncer que padecerlo.

Kleber Mendonça nos presenta una historia llena de fuerza y romanticismo, lo que hace de Aquarius una obra con identidad. Es de la clase de largometrajes que si bien pueden parecer un tanto pesadas por su tratamiento narrativo (hablando del tiempo de presentación), no deja de ser accesible para audiencia y, más importante aún, con un tema que invita a la reflexión y a la persistencia de lo que fuimos, somos y seremos.

Aquarius
Director: Kleber Mendonça Filho
Guión: Kleber Mendonça Filho
Productores: Saïd Ben Saïd, Emilie Lesclaux, Michel Merkt
Fotografía: Pedro Sotero y Fabricio Tadeu
Casa productora: Avalon Distribución Audiovisual
País: Brasil
Año: 2016
185 minutos

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top