Estás aquí
Home > Artes Plásticas > Alteración del ánimo: el expresionismo y el transcurso del tiempo a través de una obra

Alteración del ánimo: el expresionismo y el transcurso del tiempo a través de una obra

Texto por: Melinda Marconi

La experiencia que nos puede acontecer al pasar las salas de la exposición de Otto Dix en el Museo Nacional de Arte (MUNAL), trasciende el tiempo. Es impresionante la gran cantidad de emociones que se evocan, no sólo por las obras inspiradas en uno de los momentos más tristes de la historia: la primera guerra mundial; sino también por el contraste entre lo sensual y erótico (refiriéndonos únicamente al placer sexual) y lo grotesco. Para finalmente, acudir a la ternura, la conmoción y esperanza que puede resultar ver a un bebé que comienza su vida.

La exposición está planteada como un viaje a través de la obra del artista. Así en la primera sala podemos encontrar algunos de sus primeros trabajos como paisajes, algunos inspirados en el art nouveau. Avanzando por las salas también encontraremos gran parte de su obra: grabados y litografías que plantean una amplia visión de los horrores de la guerra. Es justamente esta parte de la obra que nos remitirá a una de las corrientes artísticas más sobresalientes del siglo XX: el Expresionismo. Esta corriente, que quizá muchos no conozcan a fondo, ha sido la inspiración para la creación de películas y obras literarias de terror y horror, así como el arte secuencial que daría origen a las historietas.

Las características de estas obras, específicamente dentro del período que representa la guerra, se resaltan en uno de los postulados que caracterizan a la corriente del expresionismo: el uso de técnicas de corte burdo en relieve, como la madera, pues gracias a esta técnica se remitía a la cuestión manual del artesano en la época medieval.

Por otra parte, se puede comprender esta corriente desde la visión estética del arte que enuncia Hegel donde postula a los artistas como especialistas en desentrañar la esencia de las cosas.

Finalmente, en las últimas salas encontraremos a un Dix más esperanzador, cuando anteriormente habíamos conocido representaciones terribles, las últimas obras de nuestro recorrido, nos recordarán que no todo está perdido.

Sea como sea, encontrarán obras que les aseguro los sorprenderán ya por su técnica y composición, ya por sus temas o por el cambio de estilos que van confluyendo dentro de las salas.

La exposición “Otto Dix. Violencia y pasión” estará abierta al público hasta el 15 de enero de 2017 en el Museo Nacional de Arte.

Déjanos tu comentario

Si te gustó nuestra nota, ¡compártela!

Notas relacionadas:

Top